¿Qué es la antropología? Una lección para no antropólogos

Surgida a mediados del siglo XIX, en épocas de expansión colonial (donde el antropólogo cumplió el rol de ‘facilitador’ entre imperios y sociedades primitivas), y profesionalizada como disciplina científica a inicios del siglo XX (especialmente, en Norteamérica y Gran Bretaña), la antropología es una disciplina ciertamente compleja.

Etimológicamente, el concepto ‘antropología’ está compuesto por dos vocablos: ἄνθρωπος (anthropos), que significa ‘hombre’ (ser humano), y λόγος (logos), que significa ‘conocimiento’ o ‘estudio’. De este modo, la antropología es el estudio científico del ser humano. Sin embargo, ¿qué significa esto? Estudiar al ser humano es una empresa complicada y para ello la antropología lo ha diseccionado en algunos cuantos componentes básicos. Como resultado, tenemos que para estudiar al ‘ser humano’ debemos comprender sus cuatro dimensiones fundamentales: al ente biológico, a su cultura, a su comportamiento y a sus organizaciones.

Por un lado, la antropología es el estudio biológico del ser humano. Y para ello debe vincularse con otras disciplinas tales como biología humana, genética humana, medicina, etología humana, neurociencia o incluso primatología. Pero, ¿en qué se distingue de ellas? En que la antropología se interesa por saber cuál es el impacto del aspecto biológico ser humano en su vida cotidiana. Un par de ejemplos serán ilustrativos. Es muy conocido que casi la totalidad de la población asiática no ingiere leche ni consume quesos -¿por qué?- porque su tracto digestivo carece de la enzima lactasa, encargada de digerir la lactosa, principal azúcar de la leche. En otro caso aun más impresionante, los miembros de la sociedad guaraní del Ecuador presentan los pies notoriamente más planos y anchos. No obstante, dicha característica responde a la constante necesidad que tienen los cazadores de escalar árboles para obtener recursos. ¿Cómo se llegó a tales conclusiones? Observando si existía una relación entre el ser humano como ente biológico y sus patrones de vida. La importancia de conocer el aspecto biológico del hombre para explicar las diferentes razas, etnicidades y grupos fenotípicos es irrenunciable. Un aspecto central de esta discusión, es considerar al ser humano como un ente evolutivo que se desarrolla en el tiempo y en estrecho contacto con su medio ambiente.

La antropología también es el estudio de la cultura humana. Para ello, los antropólogos viajan a determinadas sociedades y se internan en ellas durante largo tiempo (que puede durar varios años) para así comprender cómo viven las personas en determinados entornos. Esto significa comprender y aprehender cuál es su estilo de vida, su vestimenta, su literatura, sus códigos morales, sus creencias, sus ideologías, sus lenguajes, sus significados, sus estrategias de sobrevivencia y adaptación al medio, sus pasatiempos, sus formas de trabajo, sus danzas, entre varios otros aspectos de la vida diaria. A la suma de todas estas características, tanto tangibles como intangibles, se le llama cultura. Y la única forma de conocer la cultura de una sociedad o una organización, es estando en ella. El interés antropológico de conocer las diversas culturas también se relaciona con determinar si muchas de las expresiones culturales son propias de una sociedad o si son compartidos por otras.

Por otro lado, la antropología también estudia el comportamiento de las personas. Y aunque es verdad que el comportamiento puede estar íntimamente ligado a la cultura, no siempre se da el caso. La antropología está interesada en comprender cómo la gente se comporta así este comportamiento dependa o no de la cultura. Por ejemplo: un antropólogo estudiará por qué los cristianos van a misa todos los domingos, teniendo en cuenta que el cristianismo es la ‘religión oficial’ de dicha sociedad, pero también estará interesada en comprender a aquellos que no van a misa o no son cristianos, muy a pesar de vivir en la misma sociedad. De este modo, para no dejar de lado a aquellas personas que actúen sin seguir los preceptos de su sociedad (su cultura), la antropología ha de estudiar el comportamiento humano como un ente distinto. Términos como los de ‘subcultura’ o ‘contracultura’ cobran aquí especial importancia pues dan cuenta de conductas ajenas a la norma.

Por último, la antropología también estudia las organizaciones humanas. Por ‘organización’ debemos entender a todo conjunto de personas que actúe de acuerdo a ciertos principios establecidos. De este modo, la antropología estudia organizaciones humanas tales como empresas, colegios, hospitales, comunidades andinas, asociaciones civiles, centros de investigación, movimientos sociales, bandas de música, equipos deportivos, pandillas, bandas criminales, entre otros. ¿Qué es lo que estudia en tales? No solo el comportamiento individual de sus miembros o su cultura (por ejemplo, un grupo de skaters puede llegar a un acuerdo tácito de vestirse de cierta forma o practicar sus maniobras en determinado horario y lugar) sino también algo llamado el ‘comportamiento organizacional’, es decir, cómo se comportará una organización de forma conjunta. Este término es bastante más aplicable en empresas, centros de investigación o universidades, donde el rendimiento de los individuos es constantemente evaluado de acuerdo a los objetivos de la organización. Se infiere así que la organización ‘se comporta’ de determinada manera mediante el modelamiento conductual de sus individuos.

Valga aclarar, que estas cuatro dimensiones no son entes autónomos sino interdependientes. La biología humana está íntimamente ligada con la cultura de una sociedad y asimismo con el comportamiento de los individuos y sus formas de organización social. La antropología se caracteriza por asociar dichos componentes muy a pesar de, quizás, tener que enfatizar en alguno de ellos. Para la antropología, el ser humano es un conjunto complejo de aspectos integrados.

Estas cuatro dimensiones básicas pueden, asimismo, subdividirse, constituyendo las diversas especialidades de la antropología –las cuales pueden llegar a ser más de 40. Algunas de las más importantes son la antropología política, la bioantropología, la antropología forense, la antropología militar, la antropología económica, la antropología empresarial, la antropología psicológica, la antropología educativa, entre otras. Eso sí, tal como dije previamente, a la antropología le interesa ver cómo los distintos aspectos del ser humano se entremezclan e interrelacionan, de modo que la existencia de sus diversas especialidades no debe segregar su objeto sino, al contrario, integrarlo. Esto explica por qué el pregrado de antropología consiste en estudiar cursos que representan sus diversas especialidades. Materias como las de ‘Antropología ecológica’, ‘Antropología económica’, ‘Antropología política’ o ‘Antropología de la religión’ deben ser aprendidas y aprobadas por todos los estudiantes muy a pesar si posteriormente te especializarás en tan solo una de ellas. La razón de tan interesante currícula descansa en que el antropólogo debe comprender y manejar con suficiencia, más allá de su especialidad, los distintos aspectos del ser humano. Por ello, por más que existan muchas especialidades, ningún antropólogo serio afirmará que los distintos aspectos del ser humano caminen cada uno por su propio lado, ignorándose unos a otros.

Para estudiar esos distintos aspectos, la antropología cuenta con estrategias de investigación que caracterizan su proceder. Cinco son los más importantes:

Primero, el holismo/sistemismo. Cuando el antropólogo quiere estudiar algún problema específico (por ejemplo, pobreza o preferencias musicales), no solo estudiará aquellos factores con los que su objeto se vincula principalmente (modelo económico o industria musical), sino también otros capaces de influir en aquel. El antropólogo que estudie la pobreza no solo estudiará cómo esta se ve influenciada por el modelo económico sino también por la cultura, el desarrollo urbano o el nivel educacional, mientras que el antropólogo que estudie preferencias musicales se interesará por cómo factores como la inteligencia musical, las relaciones interpersonales o las creencias también influyen. De este modo, el objetivo del holismo/sistemismo es ubicar el panorama completo de determinado tópico, comprendiendo así la mayor cantidad posible de factores influyentes. Esta característica no solo es un intento por aprehender cuanta variable sea posible sino el hecho mismo de representar al ser humano como un ente complejo. Es por esto que las investigaciones antropológicas muchas veces se caracterizan por ver cómo factores insospechados influyen en los objetos a estudiar.

Segundo, el comparativismo. La antropología ha estado desde siempre interesada en comparar distintas sociedades. La posibilidad de una comparación sistemática y cuidadosa es lo que permite al antropólogo elaborar conclusiones más generales sobre el ser humano. Es por la comparación que el antropólogo puede establecer tanto diferencias como similitudes entre determinadas sociedades, organizaciones, culturas o individuos. Solo mediante la comparación es posible darnos cuenta de que lo que nuestra sociedad concibe como sucio o asqueroso puede ser considerado como normal o hasta beneficioso en sociedades diferentes. Del mismo modo, lo que muchas veces podríamos pensar que es una expresión única de nuestra sociedad, resulta que es algo muy común en muchas otras. Por ejemplo: nadie que viva en una gran ciudad pensaría que comer cucarachas es algo recomendable, en cambio en Madagascar comerlas es hasta beneficioso. ¿Cómo así? Si aplicamos el holismo/sistemismo, nos daremos cuenta de que la ingesta de cucarachas en Madagascar no solamente está influenciada por la transmisión cultural (de padres a hijos) sino también por el factor ambiental. Dado que las grandes ciudades tienen sistemas de drenaje y alcantarillado (vivienda preferida por las cucarachas), estos insectos podrían estar infestados de mil y un enfermedades. En cambio, las cucarachas de Madagascar, al vivir en bosques prácticamente libres de contaminación, su consumo no implica mayor riesgo. Comparando no solo nos damos cuenta de que existen distintas concepciones sobre la ingesta de cucarachas sino que también existen distintos ambientes donde estas viven y hasta distintas cucarachas.

Tercero, el procesualismo. Una de las características más importantes de la antropología es el estudio de procesos sociales. Un proceso social puede ser definido como un devenir, un desarrollo, hacia un objetivo específico. Un proceso, además, no solo es un objeto sino también una forma de estudiar un objeto, ya que cualquier fenómeno se desarrolla en un contexto espacio-temporal determinado. La importancia de la antropología respecto el estudio de procesos es que le permite al antropólogo conocer las dinámicas de determinado fenómeno y, así, estimar su desarrollo. Actualmente, distintas corrientes e investigaciones en antropología exponen fuertes dosis de procesualismo que brindan una imagen sincrónica de determinados fenómenos socioculturales. Por ejemplo: una cosa es estudiar un concierto de música pero otra cosa muy diferente es estudiarlo desde que la banda empieza a planificar dónde tocar, por qué razones, hacia qué público o qué estrategias publicitarias emplear, obteniendo así una ‘imagen móvil’ de dicho fenómeno. Del mismo modo, una cosa es estudiar el estallido de un movimiento social pero otra cosa es estudiarlo desde su surgimiento, prestando atención a sus estrategias, mecanismos, principios y cumplimiento de fines. La importancia de este tipo de procedimientos en el desarrollo empresarial es ciertamente esencial, ya que el antropólogo no solo se interesaría por el estado actual de la organización sino por su cotidianidad, es decir, por cómo optimiza sus procesos día a día.

Cuarto, el observacionismo. Por observacionismo refiero a aquel elemento del proceder antropológico caracterizado por la observación directa del fenómeno en cuestión. Y por observación directa me refiero a convivir con el objeto y pasar largo tiempo dentro de este (o junto a este) para extraer mejor data que nos permita desentrañar su lógica de funcionamiento. Definitivamente, existen muchas diferencias entre estudiar un fenómeno desde un escritorio, a tener que estudiarlo desde su interior, y esto es algo que la antropología ha sabido explotar muy bien. No solo las distintas modalidades de observación dan cuenta de ello (observación pura -donde solo observas-, observación participante -donde observas y participas en las dinámicas- y observación encubierta -donde te infiltras y participas en las dinámicas sin que nadie lo sepa-) sino también que ninguna otra ciencia humana muestra un proceder semejante, al menos desde sus orígenes. La utilidad de este recurso es trascendental si tomamos en cuenta no solo el holismo/sistemismo sino también el procesualismo pues estas características serían difíciles de considerar si es que previamente no se hubieran realizado observaciones sistemáticas y directas. Una metáfora puede ser esclarecedora: cualquiera podría decir que para aprender futbol basta con ir a alguna academia, memorizar sus reglas y mirar tutoriales por youtube. Sin embargo, si lo que se quiere es ser un futbolista profesional, hará falta pisar la cancha, entrenar, desarrollarse y estar inmerso en todo lo que ello implica. De otro modo, si alguien quiere conocer sobre el Islam, bastaría con leer algunos libros, mirar documentales y entrevistar a practicantes o expertos. Sin embargo, ello no te vuelve islamista, solo te da una visión externa de las cosas. Si quieres conocer el significado del futbol o del islamismo o, aún mejor, el significado de lo que implica ser futbolista o ser islamista, bastará con que te conviertas en uno por buen tiempo. Aunque parezca insólito, la antropología se caracteriza por un proceder como este en el que los investigadores pasan largo tiempo comprendiendo cómo funcionan determinados fenómenos sociales. Es en la observación directa donde uno aprehende, además, toda una serie de elementos que nunca aprehendería si solamente nos limitáramos a estudiar el asunto de una forma intelectualista. En mención a nuestra metáfora, si no ejecutáramos la observación directa, no sabríamos cómo ‘poner el cuerpo’ para generar faltas en el área chica ni tampoco comprenderíamos qué tan rigurosa pueden ser determinadas doctrinas religiosas. Una cosa es jugar al futbol y otra ser futbolista; una cosa es leer sobre Islam y otra ser islamista. ¿Quién tendrá mayor conocimiento sobre futbol o sobre el Islam? Sin necesidad de decirlo, sabemos la respuesta.

Quinto, el descriptivismo. Lo que hace el descriptivismo es acompañar al observacionismo pues todo lo que se observa, se describe y registra, muchas de veces hasta de forma muy precisa y detallada. Sin embargo, hay algo que caracteriza al descriptivismo en relación a la antropología. La etnografía es una técnica de descripción sistemática y profunda que le permite al antropólogo registrarlo todo, desde lo muy importante hasta lo aparentemente poco importante. Es por la etnografía -aplicada desde que surgió la antropología- que se hizo posible el resto de características investigativas que la antropología hoy posee. Es por la etnografía, también, que hoy muchos de los preceptos teóricos de la antropología tienen lugar. La etnografía es el interés por captarlo todo, desde lo estructural y determinante, hasta lo anecdótico y casual, para ver cómo se mezclan generando fenómenos específicos. ¿El objetivo? Proponer una imagen conjunta del fenómeno bajo estudio y analizar su desarrollo. La etnografía es lo que permite comprender los mecanismos de funcionamiento de una organización, su lógica, su significado, su razón de ser y sus alcances. Es una característica peculiar de la antropología el poder comprender el funcionamiento de un sistema social partiendo de uno de sus componentes más insospechados. Por ejemplo, el descubrir cómo en una empresa existe todo un conflicto de poder que involucra la misma estructura de la organización tan solo por observar cómo las oficinas de los gerentes suelen estar más ‘al interior’ de los edificios y en espacios cerrados, a diferencia de otros trabajadores. Si bien esto depende de una cuestión ergonómica, existen otros factores involucrados que no deben ser desatendidos sino incluidos.

Como resultado de tan variadas exploraciones, la antropología ha llegado a proponer una serie de principios teóricos fundamentales sobre el ser humano que son ciertamente importantes; por ejemplo, el reconocimiento de la influencia de la cultura en el comportamiento, la relación entre comportamiento individual y comportamiento organizacional, la relación entre cultura y pensamiento, la relación entre cosmovisión y estructura social, el entendimiento de la cultura como un todo, la relación entre biología y cultura, la emergencia de estructuras sociales, la utilidad práctica de las creencias, la emergencia de coaliciones, subculturas o contraculturas, entre varios otros.

Finalmente, gracias a esta serie de recursos teórico-metodológicos, la antropología goza en  la actualidad de una suprema utilidad. Ya sea en instituciones académicas, colegios de formación básica, universidades, empresas, medios de comunicación o instituciones gubernamentales, la antropología ha sabido situarse con relativa comodidad gracias a sus características más importantes. Sin embargo, en ciertos sectores, la antropología todavía se sitúa en la zona oscura de bosque, donde sus características y alcances permanecen aun sin ser exploradas o explotadas. Espero que con este texto introductorio, se haya desarrollado alguna que otra curiosidad sobre esta interesante y compleja ciencia.

*

BIBLIOGRAFÍA INTRODUCTORIA:

Franz Boas [1911] Cuestiones fundamentales de antropología cultural.

Resultado de imagen para boas cuestiones fundamentales de antropología cultural
Descarga aquí.

Clyde Kluckhohn [1949] Antropología.

Resultado de imagen para kluckhohn antropologia
Descarga aquí.

Marvin Harris [1983] Antropología cultural.

Resultado de imagen para Marvin Harris [1983] Antropología cultural.
Descarga aquí.

Paul Bohannan & Mark Glazer [1988] Antropología. Lecturas.

Resultado de imagen para Paul Bohannan & Mark Glazer [1988] Antropología. Lecturas.
Descarga aquí.

Mirtha Lischetti [1998] Antropología.

Resultado de imagen para Mirtha Lischetti [1998] Antropología.
Descarga aquí.

Carmelo Lisón [1998] Antropología: horizontes teóricos.

Resultado de imagen para Carmelo Lisón [1998] Antropología: horizontes teóricos.
Descarga aquí.

Joy Hendry [1999] An introduction to social anthropology.


Descarga aquí.

Marc Augé & Jean-Paul Colleyn [2004] Qué es la antropología.

Resultado de imagen para Marc Augé y Jean-Paul Colleyn Qué es la antropología.
Descarga aquí.

Thomas Hylland Eriksen [2004] What is anthropology?


Descarga aquí.

Abraham Rosman, Paula Rubel & Maxine Weisgrau [2009] The tapestry of culture: an introduction to cultural anthropology.


Descarga aquí.

Ubaldo Martínez [2010] Historia de la antropología.

Resultado de imagen para ubaldo martinez historia antropología
Descarga aquí.

Conrad Kottak [2010] Window on humanity: a concise introduction to anthropology.


Descarga aquí.

James Peoples & Garrick Bailey [2012] Humanity: an introduction to cultural anthropology.


Descarga aquí.

Serena Nanda & Richard Warms [2012] Culture counts: a concise introduction to cultural anthropology.


Descarga aquí.

Robert J. Muckle & Laura Tubelle de González [2015] Through the lens of anthropology: an introduction to human evolution and culture.


Descarga aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s